Lunateen

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

05/07/2018

Becky G no se guardó nada!

En una entrevista contó su difícil pasado familiar, que sufrió bullying y por qué ella se anima a levantar la bandera del poder femenino

“Sufrí bullying por salir en la tele: mis compañeros no sabían que era pobre y vivía en un garaje” le dijo Becky G. al sitio web El Español. La chica, que nació en 1997 y empezó a trabajar a los 9 años para ayudar a su familia, es la reina actual del reggaetón con Mayores, y Pijama, y que reivindica un feminismo tiene una gran historia personal para contar.

Cuando tenía nueve años, mi familia perdió nuestra casa y nos fuimos a vivir al garaje de mis abuelos. Fue difícil pero creo que aprendí muchas cosas y me ayudó a crecer como humana. Desde muy, muy joven yo tenía esa… no sé, esa madurez de querer ser mujercita, de ser un poco mamá con mis hermanos y cambiarles los pañales y cuidarlos… me fascinaba. Cuando llegó ese tiempo tuve la oportunidad de estar con ellos realmente y protegerlos, aunque yo era muy niña todavía y no podía conseguir un trabajo en una oficina, claro, ¡porque tenía nueve años! Solamente podía ir a la escuela.

“Fue un momento en el que me sentí inspirada y conseguí un trabajo en algo que me encantó, el entretenimiento. Empecé en casa, en fiestas de familiares… yo era la niña de *quiero cantar una canción para ustedes y entretenerlos y hacerlos reír y sonreír*. Fue súper natural para mí. Sentí: *Ok, si puedo hacer esto a nivel profesional podré ayudar a mis padres* ¿Por qué no? En Google, en Internet, busqué unas ofertas… escribí un contrato, lo presenté a mis papás y les dije: dadme seis meses. Si nada pasa, os dejo en paz por el resto de la vida. Y si algo pasa, pues…. Y ahora estamos aquí, y me siento muy agradecida.

Y, en la entrevista siguió contando: “He trabajado mucho para llegar adonde estoy. Una parte de mí dice: *¡Es mi tiempo ahorita!* Y otra parte de mí cree que nunca voy a estar lista. Mi sueño es compartir mi música, viajar por todo el mundo, conocer diferentes países, diferentes personas… ahora lo estoy haciendo y estoy como que ¡guaau! Realmente está pasando. Estoy en shock. Es algo súper bonito que mis padres, al final del día, sólo son mis papás. No son mis managers, no son parte de mi equipo. Cuando llego a casa, después de una gira de promoción, ellos son mi normalidad. Aunque no soy normal, aunque mi carrera no es normal, me tratan normal. Soy hija en casa, soy hermana, soy nieta. Es importante porque en este tipo de trabajos te puedes volver loca”.

¿Valorás más las cosas por haber conocido la pobreza?

– Oh, totalmente. Y sí, sufrí bullying. Por salir en la televisión. ¿Qué dirían ahora, todos esos? ¡Mmm! Creo que ellos, simplemente, no me entendieron. No entendían lo que yo hacía: entretenimiento. No creo que fueran celosos. ¿Celosos de qué? No sabían que, aunque yo estaba en la televisión, estaba viviendo en un garaje, sin dinero, tratando de ayudar a mi familia, con 9 y 10 años. Fue difícil. No podíamos conectar. Porque a esa edad yo ya tenía madurez, me sentía segura de mí misma y sabía lo que quería hacer por el resto de mi vida. En esa edad ellos aún se estaban conociendo a ellos mismos y no sabían… tenían esa energía de enojados. Fue difícil pero también parte de mi historia.

¿Y cómo enfrentaste ese coso y qué le recomendaría a los chicos que estén pasando por algo parecido?

-Bueno, yo creo que ahora es peor. Mira, yo tengo una hermanita, Estefanía, que tiene 15 años. Es súper bonita pero tiene un poco de más amor para darcomo siempre digo yo: tiene caderas, más del lado de mi mami y es más diferente que las otras, ¿verdad? Y cuando ella sube fotos a su Instagram o su Twitter, veo comentarios de ¡oh, my god!, ¡she’s fat!… y me da mucha tristeza. Ellos nomás son personas que se están escondiendo detrás de una computadora o un teléfono porque no se sienten seguros de ellos mismos o felices.

Tienen que decir cosas negativas de otras personas sin pensar cómo va a afectarle al otro. El bullying es peor porque ahora no es sólo en la escuela, es 24/7. Antes, por ejemplo, había niños que sufrían bullying en casa, tenían problemas con sus hermanos o sus papás… y podían esperar a llegar a la escuela con sus amigos y todo estaría bien. O al contrario: niños con problemas en el colegio que llegan a casa y se sienten en paz, más seguros… “Gracias a dios que tengo mis hermanos o mis papás porque en mi escuela me tratan negativo”.  Pero ahora es que no pueden encontrar la paz en ninguna parte, por el móvil… Mi consejo para esos chicos que están viviendo tiempos difíciles con bullying es que ya va a pasar. Va a pasar. Pero tienen que ver la luz al final, tienen que continuar, ser fuertes y seguros.

Sí que en la cultura latina se nos educa a las mujeres para ser serviciales con los hombres, para fregar, para planchar, para cuidarles… ¿que qué se hace para sobreponerse a eso? Yo creo que viene con la confianza y el saber sentirte segura. Gracias a dios en esta generación, aunque aún tenemos mucho que hacer, tenemos muchas oportunidades. Tenemos que unirnos, y yo me siento muy afortunada de ser parte de un movimiento de mujeres. Girl power, o sea, con mis amigas a mi lado, con Natti, con Ana Mena, con Karol G… somos un movimiento que estamos cambiando las cosas en la música latinaSí, las canciones son más atrevidas, más sexys, pero, ¿por qué nos dicen a las mujeres que las latinas son las chicas más sexys de todo el mundo y oh, rarará, pero cuando nosotras queremos decir que somos sexys es: oh, my god, el fin del mundo? ¿Qué está pasando? Y yo: ¿qué, cómo?

¿Cómo te llevás con los reggaetoneros hombres?

-Es verdad que el reguetón ha estado dominado por hombres, pero hay diferentes lados. Nicky Jam, Ozuna, Balvin… todos, no nos tratan diferente a las mujeres de la escena. Ellos quieren ayudar. Yo siempre estoy por Whatsapp mandando ideas y canciones: ¿qué piensas de esto, de lo otro? Y tenemos esa relación de familia, con confianza. El otro lado de eso es el público. Las generaciones de antes están más acostumbradas a “oh, no no, una mujer no debería hablar así”, y mira, lo respeto totalmente, tú vienes de otro tiempo y eso está bien, pero tú quién eres para decirme a mí cómo me puedo expresar como artista. Y la prensa… entre las mujeres quieren una competencia, el “oh, no más puede estar una, no más una”. Y yo creo que cada una tiene su historia, sus razones para haber llegado… su estilo y sus cosas para compartir. Todavía estoy tratando de entender eso, pero paso por paso creo que estamos siguiendo adelante y cambiando poco a poco.

Los hombres hablan de sexo con nosotras, pero si nosotras hablamos de sexo se escandalizan. Exactamente. Pienso que igual que hay películas que los niños no pueden ir a ver, hay música que los niños no pueden escuchar. Okey. Si tú, como papá, no quieres que tu hijo escuche la música de Becky G., lo respeto totalmente, está bien. Pero hay padres que dejan a sus hijos escuchar a Bad Bunny, a Ozuna, a Maluma… o sea, yo no soy el problema, tú eres el problema, enseñando a tus hijos que cuando un hombre lo dice está bien pero que una mujer no puede hablar de sexo. Me siento frustrada cuando estoy hablando sobre esto. El machismo lo deberíamos eliminar totalmente.

Becky G.

Y finaliza: “Decidí hacer vídeos musicales que tuviesen conceptos que mis fans que no hablen español pudiesen entender. Hacerlo divertido. Con Mayores, formo un equipo con Bad Bunny. Al final de Sin pijama, jugamos a eso también: empezó súper sexy… pero al final enseñamos que sólo es un sueño. La realidad es que nosotras cuando tenemos una pijamada, estamos ahí tiradas sin maquillaje, comiendo patatas y ya, ya con eso. Eso a mí me inspira mucho y ojalá en los próximos proyectos pueda involucrarme un poco más en ese lado creativo y a ver qué pasa”.

Archivado en: , ,